¿Es tu empresa de las que financian a sus clientes?

¿Quieres reducir más del 80% la deuda de clientes y aumentar el cash flow, en 6 meses?

 

Muchas empresas de distribución del canal Horeca tienen un importante problema con la morosidad, sobre todo en clientes con forma de pago reposición. Este método de pago consiste en entregar mercancía al cliente y cobrar la factura de la entrega anterior.


¿Qué ocurre si el cliente no paga la factura anterior? En este caso la decisión de dejar las mercancías queda en manos del repartidor, a quien se le exige forzar el cobro, pero al mismo tiempo evitar el deterioro de la relación con el cliente, un cliente que puede recurrir al factor humano para debilitar la voluntad de cobro del repartidor. Y así varias veces al día, lo que supone una tasa de cobro muy baja, sobretodo al final de la jornada donde el repartidor emocionalmente puede verse superado por esta responsabilidad.


Este es el caso de uno de nuestros clientes de distribución que nos transmitió su preocupación al respecto, confiando en que Aserti fuera capaz de darle una solución, como lo había hecho anteriormente en otras áreas del negocio. Además, el sistema tenía que ser un sistema rápido, ya que los repartidores van siempre con el tiempo justo.


Creamos un sistema de gestión y control de autorizaciones, implementado tanto a nivel de ERP como a nivel de PDA del repartidor. En el cual un pedido nuevo de entrega en la PDA se puede registrar, pero queda bloqueado hasta que el repartidor introduzca el cobro de la factura anterior. Si no lo hace porque el cliente indica que no puede pagar, el repartidor tiene que pedir autorización al responsable de cobros, que es ahora el encargado de autorizar o no de forma telemática la entrega del pedido sin cobro, pero disponiendo ahora de criterios objetivos de negocio (riesgo, importe y antigüedad de la deuda, volumen de negocio del cliente, etc) . 


El responsable de cobros recibe una alerta en su pantalla y autoriza (o no) el pedido de entrega con una clave, se trata de un método muy similar al que utiliza la banca para autorizar una operación. Si el repartidor realiza cualquier cambio en el pedido de entrega el sistema bloquea de nuevo el pedido. Paralelamente se registran en el sistema ERP todas las autorizaciones concedidas por el responsable de cobros, de forma que también puedan ser auditadas por un superior o director financiero. 


El sistema ha supuesto un éxito extraordinario, así es cómo conseguimos reducir la deuda de clientes en un 80% en 6 meses y en consecuencia aumentar el cash flow de la empresa en un 20%.